Linda maestra!

1799 (1937)
Goya concibió Los Caprichos como una forma de combatir los vicios y absurdos de la conducta humana. Sus estampas trataban cuestiones relativas a los matrimonios de conveniencia, las infidelidades, las consecuencias de la mala educación, pero también a las instituciones que amparaban y fomentaban estas formas de comportamiento, en especial la iglesia o el estamento aristocrático.
Dentro de este conjunto de grabados destacan los que podríamos agrupar en torno al tema de la brujería que amalgamaba unas prácticas en las que la superstición, la credulidad y la ignorancia se hacían evidentes de forma especialmente cruel.
La iniciación en la brujería constituía para los ilustrados una forma especialmente perversa de educación en la ignorancia y la degradación. Goya denuncia esta forma de enseñanza en “Linda Maestra”, donde una bruja anciana inicia a su joven discípula en el más canónico de los vuelos encantados: montadas en una escoba. Goya se recrea en la descripción del cuerpo decrépito de la anciana como si con ello señalara la propia degradación de sus enseñanzas. En el manuscrito de la Biblioteca Nacional queda anotado “las viejas dan lecciones de volar por el mundo”, aludiendo a su vez a su condición de alcahuetas.

 

FRANCISCO DE GOYA (1746-1828)

Estampa número 68 de Los Caprichos, 1799.

12ª edición, 1937, Calcografía Nacional.

Papel Japón con sello Ministerio Instrucción Pública. Numerado en el reverso “11”.

Buen estado de conservación. Plenos márgenes.

Dimensiones: 380 x 284 mm
Dimensiones plancha: 210 x 148 mm
Precio: 500€